Mediterráneo | Ignacio Fortún
247
page,page-id-247,page-child,parent-pageid-25,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

MEDITERRÁNEO 2005 – 2009

Sus pinturas y serigrafías sobre zinc y aluminio, tienen frente a la luz y el movimiento del que las observa, una cualidad especular que también reacciona ante los filtros cromáticos (esos tonos fríos o calientes que impone la iluminación). Y aquí, volvemos a la metamorfosis, a la reinvención del paisaje. Aunque, en muchos casos, el punto de partida fue una toma fotográfica (como si fuera un casting de imágenes y los cuadros personajes a los que se les buscó la escenografía más adecuada), intuimos y luego comprobamos que los territorios oníricos terminaron por imponerse.

Eso le pasa a Bajo la lona, en la que de modo inesperado aparecen personajes, pero cuyos rostros desvaídos, fantasmales, confieren a la imagen un tono de pesadilla contemplativa, si esto es posible.

Roberto Sánchez  (fragmento del catálogo para la exposición. El cuadro mudable. Paisajes)

La Obra Gráfica en Espacios

Exposición El Cuadro mudable. Paisajes. Centro Cultural IberCaja. Huesca. 2010

Tres piezas representativas del la serie Mediterráneo se mostraron en la exposición El  cuadro mudable. Con este titulo se quería situar al visitante de la exposición, una vez mas, ante  una puesta en escena de la obra pictórica, donde podría descubrir cambiantes atmósferas de luz en los paisajes representados, siendo el espectador parte activa en la modulación de las luces, que este ejercería según  fuera su movimiento alrededor de la obra.